Las condicionantes económicas del resultado electoral

Las condicionantes económicas del resultado electoral

La derrota electoral del FA en octubre fue tan profunda que no se pudo superar con la inmensa repuntada de noviembre. La explicación  requiere tener en cuenta múltiples condicionantes que se han señalado en los numerosos análisis difundidos, como la pérdida de las raíces en el movimiento social,  el abandono de la lucha ideológica, la falta de estímulo a la participación de las bases, la subvaloración de los problemas de seguridad o los posibles errores de la estrategia electoral y del candidato. Esta nota se limita a analizar el papel de las condicionantes económicas.

El gobierno y en particular el equipo económico no percibieron que después de una primera década de importantes mejoras, desde 2015 la situación se estancó o se deterioró lentamente para una parte de la población. Para varias decenas de miles de personas las condiciones materiales de vida en 2014 fueron mejores que en 2019. Estas personas precisan un cambio y como el FA ofreció continuidad, optaron por las propuestas de la oposición. El deterioro se manifestó en:

a) Problemas de ingresos: estancamiento del número de personas pobres y del salario real. Durante los primeros diez años de gobierno del FA el número de personas pobres tuvo una acelerada reducción hasta llegar a 335.000 en 20114; en 2015 se enlenteció esta tendencia y en 2018 las personas pobres fueron 284.000. El salario real, es decir el poder de compra del salario, en enero – octubre de 2019 aumentó un 1% con relación al año anterior.

b) Problemas de empleo: pérdida de empleos, deterioro de la calidad del empleo y aumento del número de personas desempleadas. El número de personas trabajando alcanzó un máximo en 2014 con 1.677.700 y al año siguiente comenzó una persistente reducción hasta llegar a enero – setiembre de 2019 a 1.611.816, es decir, 65.884 personas menos. Las personas con empleos de buena calidad fueron 1.224.721 en 2014 y en enero – setiembre de 2019 fueron 1.165.343, es decir, 59.378 menos. Aumentó el número de personas desempleadas que en 2014 fueron 118.800 y en enero – setiembre de 2019, 41.278 más.

c) Pérdida de medios de producción: tierras y empresas. El número total de explotaciones agropecuarias se redujo un 21.4% entre el 2000 y 2011; de ese total el 91% fueron explotaciones de menos de 100 hectáreas (Arbeletche 2015). Los cierres fueron particularmente graves para los tambos y según la Asociación Nacional de Productores de Leche entre marzo de 2016 y junio de 2019 cerraron 223 tambos, el 9% del total. También los productores de miel sufrieron pérdidas por la muerte de las abejas por el efecto de la fumigación de agrotóxicos. En un plano más general, la Liga de Defensa Comercial informa que el número de concordatos desde 2017 hasta 2019 fueron más de 100 por año y sólo es superado por el número de concordatos de la crisis en 2002.

d) Se llegó a las elecciones con impactos negativos de la política económica. Si el equipo económico no estuviera tan rígidamente apegado a esperar del funcionamiento de los mercados y tuviera en cuenta que los indicadores macroeconómicos son promedios que resultan de situaciones muy distintas, podría haber adoptado algunas medidas heterodoxas con mejores resultados. Menciono sólo cuatro como ejemplo:

i) Emisión de deuda pública por  mil millones de dólares para capitalizar un fondo fiduciario que financie la construcción de vivienda popular en sus diversas formas

ii) Emisión de deuda pública por  mil millones de dólares para capitalizar un fondo fiduciario que financie la compra de tierras para entregar a los aspirantes a colonos

iii) Apoyo del BROU a las actividades de la construcción y de los colonos con créditos blandos e inclusión de las mismas en la ley de promoción de inversiones exonerándolas de impuestos.

iv) Comprar la deuda de Venezuela con la industria láctea. Se habría evitado el cierre de muchos tambos así como la quiebra de PILI en Paysandú.

Como se anunciaba al principio de esta nota, las condicionantes económicas son sólo una parte de la explicación de las decisiones electorales. Probablemente no son las más importantes ya que no se puede esperar la transmisión automática a las decisiones electorales.

Frei Betto, analizando la derrota del PT en Brasil, subrayó algunas condicionantes que se deberían tener en cuenta en el debate sobre la explicación del reciente resultado electoral, por ejemplo “El trabajo que yo llamo de alfabetización política no se hizo”…”Vencer en las próximas elecciones pasó a ser más importante que ir adelante por reformas estructurales que respaldaran un proyecto de país”…”Nos dedicamos a administrar un proyecto dentro de la estructura capitalista globocolonizada. No hay globalización sino globocolonización, que es la idea de colonizar el planeta con un solo modelo, el consumista y hedonista.”

Bibliografía citada
Arbeletche, P. (2015) Agronegocio y concentración: el caso de Uruguay
Frei Betto (2018) Fallamos en la educación política del pueblo” Caras y Caretas, Montevideo.
* Publicado en el Periódico Claridad No. 29, Diciembre 2019

Acerca del autor