Reforma Tributaria


 

 

Antonio Elías (*)

El diputado Alfredo Asti (1) cuestiona a la "llamada" REDIU por realizar una "furibunda campaña" contra el nuevo sistema tributario "sumándose a las previsibles críticas de la derecha". Del autor de esta nota dice que "olvida analizar la globalidad de la imposición al consumo al no tener en cuenta la eliminación del COFIS y el IMESSA", y continúa afirmando que es "falso que sólo se privilegia al capital y se castiga al trabajo".

Según Asti, somos mentirosos (decimos falsedades) y traidores (sumamos con la derecha). Lógica de guerra: si no eres mi incondicional, eres mi enemigo. Hablemos un poco en serio y véase lo que realmente hemos dicho.

Uno. En nuestra nota del 24 de junio se muestra la incidencia del COFIS en el IVA: "También bajan los ingresos en 25 millones porque la base imponible se reduce por la eliminación del COFIS." También se señala que: "El total de impuestos indirectos cae por la eliminación de la Contribución al Financiamiento de la Seguridad Social (COFIS), que recauda 122 millones de dólares, y otros impuestos menores por 50 millones." Bien, queda probado que no nos olvidamos de nada, la acusación es errónea.

En esa misma nota afirmamos que se privilegia al capital y se castiga al trabajo y lo fundamentamos utilizando cifras oficiales: "La recaudación del Impuesto a la Renta de las Personas Físicas (IRPF) será de 350 millones de dólares; lo que se paga por el IRP actualmente son 150 millones de dólares. Usted pensará que este aumento de 200 millones lo pagan los capitalistas: ¡Se equivoca! Ellos sólo pagarán 33 millones (9%), los profesionales 39 millones (11%) y los trabajadores y pasivos 278 millones (80%). Sí, entendió bien: la reforma tributaria castiga al trabajo aumentando la carga impositiva en 138 millones de dólares. Los empresarios, en cambio, ganan con la reforma. Se eliminan, entre otros, el Impuesto a la Renta de Industria y Comercio (410 millones de dólares) y el Impuesto a los Activos de las Empresas Bancarias (48 millones) y pasan a pagar el Impuesto a la Renta de las actividades empresariales (394 millones de dólares). Van a pagar 64 millones de dólares menos sólo por estos dos conceptos. Se podría agregar que se eliminan otros impuestos a las empresas por 25 millones. Sin lugar a dudas los capitalistas, a pesar de que pagarán 33 millones de IRPF, tendrán una carga fiscal menor que la actual". Nadie ha desmentido estos datos. Tampoco lo puede hacer usted, diputado Asti.

La inclusión de las empresas públicas en el análisis no modifica las conclusiones presentadas: no incide en el IRPF y nada garantiza que la reducción impositiva que implica el IRAE se vuelque a los consumidores. Además, si así fuere, nada indica que esos descuentos beneficiarán más a los trabajadores que a los capitalistas. En la nota del 12 de agosto incluimos en el análisis la participación de la masa salarial en el Ingreso Nacional Bruto Disponible para fundamentar la injusticia tributaria que implica esta reforma: "Lamentablemente no tienen cómo justificar que los pasivos que reciben el 11% del ingreso nacional disponible tengan que pagar el 18% del IRPF. Menos aún se puede sostener que los trabajadores que acceden al 21% de los ingresos disponibles deban pagar el 62% de dicho impuesto. ¿Cuál es la explicación "no lineal", de "pincel fino" y "compleja" que explique por qué los que reciben más del 60% del ingreso nacional disponible pagarán sólo el 9% del IRPF? Esa es la cuestión que deben explicarle a la sociedad los defensores de la reforma." En todo su artículo no hay un elemento que desmienta lo que estamos afirmando y no lo puede haber con la información actualmente disponible. Usted se ha preguntado: ¿Por qué el equipo económico no participó, a pesar de estar invitado, de un debate sobre la reforma tributaria convocado por el PIT-CNT? Piense…

Dos. Las verdaderas diferencias no están en que usted sea el dueño de la verdad y nosotros falsarios y olvidadizos. Los mismos datos dicen diferentes cosas según el criterio que se utilice para analizarlos. Usted, cuando presenta la distribución del ingreso por deciles no miente, ni olvida, simplemente asume la concepción predominante: "Y, se sabe, no existe una cosa llamada sociedad. Hay hombres y mujeres individuales y hay familias." (2) Eso expresan los deciles que usted presenta. Nosotros creemos que la sociedad está compuesta por clases sociales, que sigue siendo cierto que existen por un lado los dueños del capital que compran fuerza de trabajo y por otro los que tienen que vender esa fuerza de trabajo. Obviamente no es lo mismo un gran capitalista que un pequeño productor, pero esta reforma ­que usted defiende con más adjetivos que sustantivos­ es la que los iguala cuando les aplica la misma tasa sea cual sea el nivel de ingreso. Paga la misma tasa un comerciante que gana veinte mil pesos por mes que un empresario que reciba doscientos mil, pero comparado con un trabajador pagan siempre menos dado que la tasa sobre las utilidades es 7% y la mínima sobre el trabajo es 10%. A igual ingreso, la carga sobre los trabajadores es muy superior al capital.

Su análisis tiene inconsistencias metodológicas: comparte un sistema tributario "dual" que divide a la sociedad en trabajadores y capitalistas y luego pretende medir la distribución de la carga en la sociedad considerando que todos los individuos son iguales: ese es el error fundamental. Y debe quedar claro que no lo acuso de falso, ni de olvidadizo ni de mentiroso; digo, simplemente, que se equivoca. Y agrego: tenemos posiciones ideológicas diferentes que se reflejan en la elección del marco teórico y la metodología para medir la distribución del ingreso. La economía no es una ciencia exacta, es una ciencia social y como tal es parte de la contradicción de intereses en una sociedad. Acepte usted, si actúa leal y honestamente, que tenemos diferencias importantes que no se reducen a las contradicciones maniqueas: calmos y "furibundos"; "falsos" y verdaderos; memoriosos y "olvidadizos".

Cuando habla de "sumar con la derecha" le recuerdo que no fuimos nosotros lo que dijimos que "Para hacer algo en serio por los uruguayos que viven en la indigencia es que necesitamos hacer los acuerdos con el FMI" (3); tampoco afirmamos que "las reformas estructurales que fueron impulsadas por anteriores gobiernos y rechazadas por la ciudadanía ahora podrán realizarse porque las impulsará un gobierno progresista" (4); menos aún impulsamos la firma de un TLC con Estados Unidos.

Tres. Usted alega que el PIT-CNT rechazó el 30 de agosto la posición que solitariamente sustenta la REDIU con respecto a que "la Reforma Tributaria es regresiva" (5). La primera parte de la declaración parecería darle la razón, es "una reforma tributaria que implica un avance". Le recomiendo continuar leyendo y verá que también afirma: "desde nuestro punto de vista de clase, aún falta mucho por profundizar hacia un sistema tributario en términos de equidad, para que efectivamente pague más el que tenga más."

Las propuestas del PIT-CNT implican un cuestionamiento serio a la reforma: "Un sistema tributario que avance en forma consecuente en términos de igualdad debe resolver estas grandes cuestiones: reducción significativa del IVA; una Canasta Básica Familiar exenta de IVA; la creación de organismos de control de precios; subir el monto mínimo no imponible asociándolo al ingreso que permita satisfacer las necesidades básicas; readecuar la estructura de las diferentes franjas; exonerar el Salario Vacacional y el Aguinaldo; considerar los ingresos del núcleo familiar; ampliar los deducibles (por ejemplo, pago del alquiler, tickets de alimentación y transporte)." Reclama, además, que "se grave en forma progresiva al capital" y que "los aportes al BPS sean inversamente proporcionales a los actuales". La declaración del PIT-CNT no lo avala ni lo descalifica a usted ni a nosotros, va mucho más allá: es la expresión de la correlación de fuerzas existente en una organización clasista, democrática y unitaria que refleja ­sin soberbias ni pensamientos únicos­ las diferentes concepciones de nuestra realidad social, económica y política.

(*) Docente universitario, sindicalista, miembro de la Red de Economistas de Izquierda (REDIU).

(1) "La República", 22-08-2007 

(2) Primera ministra Margaret Thatcher, hablando a "Women’s Own" magazine, 31-10-1987.

(3) Danilo Astori, "Búsqueda", 18-08-2005.

(4) Mario Bergara, "Búsqueda", 9-6-2005.

(5) "Voces del Frente", 23-08-2007.

 

Acerca del autor

Antonio Elías REDIU
Antonio Elías REDIU 46

Es Director del Instituto de Estudios Sindicales Universindo Rodríguez (INESUR) y miembro de la REDIU.