Sin ética, no hay política

Sin ética, no hay política

ANTONIO ELIAS (*)

Uno. Leonardo Nicolini, siendo senador de la República, fue al Hospital Maciel a ver a un urólogo, le hicieron una tomografía y le recomendaron una intervención quirúrgica. El senador fue operado en el Hospital Pasteur el 5/12/06. Nicolini recibió un carné de salud destinado a las personas de bajos ingresos, tradicionalmente llamado de "pobre". Tratando de mitigar el error cometido y las posibles consecuencias del mismo, se hizo intervenir a una abogada, se devolvió el carné de "pobre", se obtuvo otro carné (para ingresos mensuales menores a $ 18.500) que tampoco correspondía, se pagó la tomografía y la operación.

El semanario Búsqueda hizo público el tema el 1/02/07. El Movimiento de Participación Popular (MPP), sector por el que fue electo Nicolini, le pidió de inmediato la renuncia. Nicolini acató lo solicitado y entregó su banca, es justo decir que no estaba obligado jurídicamente a hacerlo. La renuncia cerró el caso en lo político institucional. El daño a la sociedad fue muy bajo en lo económico, pero puso en cuestión la ética de los políticos en general, de la izquierda en particular, y los criterios que se utilizan para elaborar las listas de candidatos. El daño no fue nada menor.

Dos. Juan Carlos Bengoa es acusado, junto con sus asesores, de graves irregularidades en su gestión de los casinos de la IMM. Actualmente Bengoa es titular de la Dirección General de Casinos del Estado y su ex asesor, González, director de Loterías y Quinielas. El 25/10/06 el Tribunal de Cuentas (TC) difundió el Informe de Auditoría en el servicio de Casinos que la Junta Departamental había pedido casi un año antes. El meollo de las irregularidades se da en la gestión de las máquinas tragamonedas arrendadas, en muchos casos por adjudicación directa y con plazos que llegaron hasta los 66 meses. El problema se profundiza con los contratos de mantenimiento de esas mismas máquinas: "La comuna ha abonado por dicho concepto por mayor cantidad de slots que los existentes en la totalidad de Casinos". El semanario "Brecha" denuncia (13/4/07), en forma muy documentada, una presunta serie de vínculos personales y familiares entre los asesores de Bengoa, Orestes González y José Luis Antúnez, y los directores de las empresas contratadas por la IMM para el arrendamiento de máquinas tragamonedas.

El informe jurídico de la IMM asegura que se violaron los principios de veracidad, publicidad, igualdad de oferentes, concurrencia y transparencia establecidos en el Texto de Contabilidad y Administración Financiera (Tocaf), lo que genera "una importante irregularidad que inhabilita los debidos controles y genera un marco de sospecha sobre la contratación". También se asegura en el informe que las razones de "urgencia y exclusividad" esgrimidas por el ex director municipal para justificar la contratación directa no se ajustan a la realidad, en "violación" del artículo 33 del Tocaf. También se constata que se hicieron remodelaciones en el Casino Parque Hotel, bajo la modalidad de donaciones de las empresas privadas que arriendan máquinas para los casinos, las que no fueron registradas adecuadamente.

En los descargos, Bengoa trata de probar que actuó bajo las órdenes y/o con autorización del ex intendente y actual ministro de Vivienda, Mariano Arana, el cual habría tenido, en ese caso, el rol protagónico: "Si se analiza desapasionadamente la voluminosa prueba resulta claro y sin lugar a dudas que el mismo lo tuvo el ejecutivo comunal en la persona del intendente". (1) La IMM envió a la Justicia Penal (17/4/07) la investigación administrativa realizada para indagar las pérdidas de casi 16 millones de dólares que se dieron en los Casinos Municipales.

Tres. La Federación Nacional de Trabajadores del Juego acusó a Bengoa, por "haber faltado a la verdad" en sus declaraciones, y responsabilizó a González de actuar "con favoritismo hacia los juegos privados". Denuncian que con la anuencia de las autoridades se estaría conformando "un pool gigantesco de agentes privados" para manejar el juego en todo el país y "privatizar" en el interior. Indicaron que tras cerrar la sala de juego en Colonia, Bengoa habilitó un emprendimiento privado en el que uno de los empresarios intervinientes es el mismo que participó en la empresa Carmitel SA, ex concesionaria del Hotel Casino Carrasco. La Mesa Representativa del PIT-CNT, el 21/III/07 exigió, por unanimidad, la "inmediata remoción de sus actuales cargos de los responsables, ya sea por acción u omisión, Bengoa y González". A la vez reclamó "la cristalinidad y la transparencia en la gestión, así como la ética en el ejercicio de la función pública".

Cuatro. El caso de Bengoa ha tenido un tratamiento bien diferente al de Nicolini. Pese a las múltiples pruebas de irregularidades presentadas por el Tribunal de Cuentas y la Comisión Investigadora de la IMM, las acusaciones y el pedido de remoción que plantea el movimiento sindical y las denuncias de la prensa contra Bengoa, la fuerza política a la que pertenece, Asamblea Uruguay, lo respalda plenamente. El ministro Astori dice y repite que "una regla fundamental en materia de inversión es tener respeto por las reglas de juego y mantenerlas" (2), pero por otro respalda a quien, según la documentación existente, falseó mecanismos de contratación, eligió inversores a dedo y luego pidió "donaciones", que no fueron adecuadamente registradas, para hacer reparaciones.

Muy distinto es el mensaje del senador Víctor Vaillant: "Un funcionario del Estado, que tiene un cargo de confianza política, no sólo debe ser transparente en el ejercicio de su función, sino que además debe parecerlo y demostrarlo, y si un día deja de parecerlo se tiene que ir, porque daña el prestigio de la actividad pública". (3) No puede haber política de izquierda, ni habrá modelo económico alternativo, sin cristalinidad, transparencia, espíritu de servicio, solidaridad y ética. *

(*) Docente universitario, sindicalista y miembro de la Red de Economistas de Izquierda (REDIU)

 

(1) “Brecha”, 27/IV/07.

(2) “El País”, 3/12/04.

(3) “La República”, 20/II/07.

 

 

Publicado en la contratapa de “La República”, 6 de mayo de 2007.

Acerca del autor

Antonio Elías REDIU
Antonio Elías REDIU 46

Es Director del Instituto de Estudios Sindicales Universindo Rodríguez (INESUR) y miembro de la REDIU.