Un ajuste fiscal procíclico, contractivo y recesivo

Un ajuste fiscal procíclico, contractivo y recesivo

Tras los anuncios del gobierno, el economista Antonio Elías y el contador Diego Vallarino analizaron en Rompkbzas el impacto del ajuste fiscal. “Los platitos chinos con los que jugaba Mario Bergara cayeron sobre las espaldas de los trabajadores”, consideró Elías, al tiempo que para Vallarino “quizás no era el momento, quizás no era el diseño, para largar una cosa así”.

Elías considera que las medidas que toma el gobierno son procíclicas y recesivas. “La salida de una crisis es con políticas contracíclicas. (…) Acá hay una opción a favor del capital y en contra del trabajo. Va a tener consecuencias económicas sobre los trabajadores y políticas para el gobierno”, dijo.

Para Vallarino, el timing del gobierno no fue bueno para tomar estas medidas y dijo que tuvo dos momentos previos para hacerlo. El primero fue cuando la economía estaba en alza, lo que hubiera tenido un menor impacto. “Después que la tendencia cambió y se frenaron las tendencias de crecimiento, tuvo el presupuesto. El crecimiento en el presupuesto que armó el gobierno nadie lo creyó, los empresarios vieron un escenario poco real y los trabajadores tampoco (…) esto va a generar impacto en el dinero de los trabajadores. Tendrá impacto en el mercado de trabajo. Seguimos restringiendo los motores de crecimiento de los últimos diez años”, sostuvo Vallarino.

“Lo que pasa en la región se venía venir hace tiempo”, sentenció Vallarino quien argumentó que a Petrobras le quitaron el grado inversor en 2014, lo de Argentina “lo sabía todo el mundo” y el presupuesto se hizo sin considerar esto. “Cuando uno va a la facultad y le explican lo que es un ajuste fiscal le ponen ejemplos similares a los anuncios que hizo ayer el gobierno”, dijo.

Para Vallarino Uruguay debe salir a buscar inversiones “o generamos mercados o tratamos de generar consumo interno. Con esto no se genera consumo interno”.

Elías señaló que la propuesta de negociar acuerdos por fuera del Mercosur demorará años, por lo que como solución a la coyuntura, no sirve. Destacó la intención de recortar los aportes a la Caja Militar. “Hay otra medida que es fortísima: decir que de cada tres empleados que se vayan, sólo se reincorporarán a dos. Claramente va a llevar a la gente, en el Estado no sobra la gente, no sobran los recursos. Acá hay un problema serio en el tema del gasto. Hay que atacar a los privilegios y no atacar el gasto”, indicó.

En tanto, Vallarino dijo que en el plan global presentado, 150 millones de dólares vienen de reducción de gastos y 350 millones de aumento de impuestos. “Se podría haber manejado el gasto de otra manera (…) Llama la atención que en esos gastos no se considera la inversión pública. No se utilizan todos los instrumentos que podrían utilizarse para fortalecer la inversión pública. Las PPP, no han funcionado y parece ser lo que nos va a salvar”, indicó.

Elías dijo que la rebaja del IVA en compras por tarjeta “no va a funcionar” es un instrumento, según Elías, utilizado por los sectores más favorecidos económicamente. “La reducción del IVA con la tarjeta no llegará a las capas más pobres que compra en el almacén del barrio (…) Se beneficia el sector financiero”. Para el economista de la REDIU, hay que revisar las exenciones tributarias. “Se toma como inversión extranjera directa el establecimiento de un estudio contable”, con las reglas de hoy. “Este es un ajuste como cualquier otro. No es nada progresista” dijo Elías.

“El gobierno olvidó que existen las rentas de capital” en este ajuste fiscal. “Nuevamente sa carga al trabajo y no al capital. Se eligió esto, ¿Por qué? El fundamento es que los salarios están fijos, no se pueden ir y si yo gravo el capital se puede ir”, analizó. Otro aspecto que se puede dar es el aumento de la irregularidad en el mundo del trabajo, ya que “la informalidad viene cada vez que un gobierno sube los impuestos”.

Vallarino sostuvo “la tendencia del crecimiento del salario real se verá frenada por la desaceleración de la economía”. Sobre el anuncio de que el 60% de los uruguayos no pagará impuestos al ganar menos de media canasta básica. “Uno hizo conciencia de la cantidad de gente que está percibiendo bajos ingresos y lo caro que está Uruguay”, manifestó.

“Ya hubo una medida fortísima contra los trabajadores porque las pautas salariales preveían una caída de la inflación. (…) En esos términos cae el salario real. Los precios crecen y no tienen control (…) eso es baja del salario real y las pasividades, sin duda”, indicó Elías.

“Hay cuestiones poco realistas, estamos ajustando las pautas a seis meses. El presupuesto no aguantó seis meses. ¿Qué nos asegura de los que se dijo ayer que no va a volver a pasar lo mismo y qué nos asegura que se van a conseguir esos ratios de crecimiento?”, se cuestionó Vallarino. También se preguntó cómo va a crecer el país. El motor de crecimiento fue el consumo, la inversión y la exportación. El gobierno tiene un problema de comunicación”, dijo Vallarino.

En cambio, para Elías “más que un problema de comunicación es un problema de incapacidad. Ese equipo económico dejó de ser creíble cuando negó lo que estaba pasando antes de las elecciones, dejó de ser creíble cuando dijo que las cosas iban a seguir igual y ahora con estos anuncios”.

Antonio Elías es Master en Economía en España y Master en Administración Pública en México. Es miembro de la Red de Economistas de Izquierda del Uruguay (REDIU), directivo de la Sociedad Latinoamericana de Economía Política (SEPLA) y director del Instituto de Estudios Sindicales Universindo Rodríguez (INESUR). Además, es docente universitario.

Diego Vallarino es contador, consultor y asesor en proyectos de inversión. Está especializado en análisis de datos, diseño e implementación de nuevos proyectos con un fuerte componente de innovación, tecnología y cambio. Se desempeñó como asesor de la Unión de Exportadores del Uruguay y consultor internacional de organismos multilaterales como el BID, el Fondo Multilateral de Inversiones (FOMIN), el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y el Banco Mundial.

Acerca del autor

RedIU
RedIU 49

Red de Economistas de Izquierda de Uruguay